La primera intervención documentada y registrada con animales como ayudantes de terapia aparece en 1792 con el Dr. Willian Tuke, en el Asilo York de Inglaterra dedicado a la rehabilitación de personas con problemas de salud mental.

Si quieres leer la noticia pincha AQUÍ