El alzhéimer es una enfermedad incurable y progresiva que afecta, sobre todo, a los ancianos. La evolución es larga y pasa por varias etapas, que no son similares ni tienen la misma duración en todos los pacientes, de modo que la atención a estas personas debe adecuarse a los síntomas que van apareciendo.

Si quieres leer la noticia pincha AQUÍ