Esta carta, nacida del corazón de una persona como tú y yo, ha sido calificada como una puñalada a la conciencia de todos nosotros. La cruda realidad de los miles de mayores que cada día sufren a veces olvidados por sus familias. Necesitamos revisar nuestra conducta ante el gran reto del envejecimiento.

Si quieres leer la noticia pincha AQUÍ