En un intento por liberar a los pacientes de diabetes de las inyecciones y los continuos pinchazos en el dedo, un equipo de investigadores ha creado un parche epidérmico electrónico que detecta los excesos de glucosa en el sudor y administra automáticamente el medicamento mediante el calentamiento de unas microagujas que penetran en la piel.

Si quieres leer la noticia pincha AQUÍ