Porque no se trata solo de decirle lo que no es correcto, sino de mostrarle caminos alternativos al mal comportamiento. Aislar e ignorar física y afectivamente al niño sólo logran que obedezca por miedo.

Si quieres leer la noticia pincha AQUÍ